La última frontera
 
En 2017, durante la conferencia para desarolladores de Facebook (F8), ésta presentó los detalles de su proyecto “Building 8”. El principal objetivo del proyecto es poder comunicarnos a través del llamado Interfaz Cerebro Ordenador (BCI – Brain Computer Interface), es decir, comunicarnos con la mente con dispositivos digitales.
 

Recientemente, a finales del pasado mes de Julio, saltaba la noticia, revelando que Facebook ha conseguido descifrar un pequeño grupo de palabras y frases desde la actividad cerebral usando esta tecnología.

Un equipo de la Universidad de California, San Francisco (UCSF) ha demostrado que "la actividad cerebral registrada mientras las personas hablan podría ser utilizada para descodificar de forma casi instantánea lo que están diciendo en texto en una pantalla de ordenador".BCI 1

Objetivos

El objetivo es decodificar 100 palabras por segundo. Y para ello, el neurocirujano Edward Chang, líder de un grupo de investigación dedicado al desarrollo de nuevos tratamientos para pacientes con afectaciones neurológicas de la UCSF, y David Moses, un estudiante de postdoctorado en el laboratorio de Chang en la UCSF, se han unido al proyecto de Facebook para lograr un dispositivo no invasivo y que se pueda llevar puesto (una especie de diadema) para escribir con la mente.

El objetivo de la UCSF también es ayudar a las personas con afectaciones neurológicas, para lo que pretenden alcanzar una velocidad de decodificación en tiempo real de cien palabras por minuto, con un vocabulario de mil palabras y con una tasa de error por palabra inferior al 17 por ciento. Algo que afirman que, de momento, no es posible conseguir en un dispositivo no invasivo.

Última frontera

El equipo de Facebook Reality Labs (FRL) se encarga de la investigación para desarrollar ese dispositivo BCI no invasivo. Creen en un mundo en el que todas las funcionalidades que ofrecen los 'smartphones' fueran accesibles de manera instantánea sin la mediación de las manos, y que se pudiera conectar con otros de manera significante, independientemente de las limitaciones geográficas o de las discapacidades físicas.

Por otro lado con éste proyecto se podría conseguir traspasar la última frontera de la privacidad, es decir conseguir leer e interpretar los pensamientos del cerebro con todos los dilemas éticos que plantea.

 

Fuente: eleconomista.es, xataka.com, businessinsider.es

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar